Recomendaciones Preoperatorias

Con el fin de lograr el mejor resultado y disminuir al máximo los riesgos de un niño o un adulto sometido a tratamiento quirúrgico en el Centro de Cirugía Especial de México, IAP, deseamos hacer las siguientes recomendaciones:
  • Si es un adulto, debe evitar ingerir alimentos o agua 8 a 12 horas antes de la cirugía. Si el niño es menor de 2 años de edad, el número de horas de ayuno debe reducirse porque no toleran periodos prolongados sin alimentos.

  • No debe exponer al niño a cambios bruscos de temperatura para evitar infecciones respiratorias. La presencia de tos o gripa puede hacer suspender la cirugía y quita la oportunidad a otras personas.
  • No olvide traer consigo los exámenes preoperatorios, radiografías y otros estudios importantes.
  • Es mejor traer ropa fácil de “quitar y poner”, para facilitar su entrada y salida de cirugía.
  • En ocasiones es mejor tomar un baño la noche previa o temprano, el día de la cirugía.
  • Si el niño o niña aun utiliza fórmula (leche) debe traer consigo la cantidad necesaria para iniciar alimentos después de cirugía.
  • Si es un niño mayor o un adulto, debe asegurar un transporte para regresar a casa. Es imposible tratar de transportar a una persona recién operada en camión, metro o autobús foráneo.
  • Recuerde comentar con los médicos, todos los antecedentes importantes previo a la cirugía. Toda información importante en relación a alergias, transfusiones, accidentes, lesiones, enfermedades, cirugías, tratamientos, medicamentos y hospitalizaciones previas pueden evitar riesgos innecesarios.
  • Recuerde que toda cirugía lleva un riesgo aún en personas aparentemente sanas. La presencia de deformidades externas puede ser indicio de deformidades o alteraciones en órganos internos frecuentemente difíciles o imposibles de demostrar por diversos estudios preoperatorios. Todo antecedente de dificultad respiratoria, tos constante, agitación, caídas frecuentes, desmayos, convulsiones, fiebres o cualquier síntoma poco frecuente debe ser comunicado a sus médicos antes de cirugía, con el fin de determinar si están relacionados con algún problema interno.
  • Después de cirugía debe seguir todas las recomendaciones del médico con el fin de asegurar una pronta recuperación y libre de complicaciones. Todo problema o duda después de cirugía debe ser consultado inicialmente por teléfono. Frecuentemente puede solucionarse por este medio o bien tomarse la decisión de acudir a revisión.
  • Es mejor comunicar cualquier problema o consultar cualquier duda a pesar de parecer simple. En ocasiones las complicaciones graves aparecen como síntomas simples.
  • Si aparece una pequeña molestia continua por más de algunos minutos y tiende a persistir o agravarse en las siguientes horas, no dude en comunicarlo inicialmente por teléfono. De no atenderse el tratamiento puede cambiar de simple a complicado, doloroso y menos efectivo.
  • Recuerde: la mejor oportunidad para resolver un deformidad o malformación grave es durante la primer cirugía. Toda cirugía consecutiva aumenta la dificultad y disminuye la posibilidad de corrección completa. No arriesgue el resultado de una cirugía por negligencia o bajo ningún pretexto. Siempre hay un teléfono a la mano.
  • Si usted no está dispuesto a seguir las indicaciones o recomendaciones postoperatorias o no puede o no tiene tiempo, tal vez es mejor reconsiderar la decisión de cirugía y dejar el lugar a otra persona que si aprecie, valore y necesite de tratamiento en el Centro de Cirugía Especial de México, IAP.