Cerebro en Parálisis CerebralMano en Parálisis CerebralOjos en Parálisis Cerebral

Cuáles son los signos de alarma para sospechar una Parálisis Cerebral?

Cuando el diagnóstico es un problema…

Hay casos donde el niño sufrió en la etapa alrededor del parto y los padres salen del hospital con un diagnóstico definitivo. Frecuentemente con el miedo y tristeza por un tonto pronóstico sombrío de un médico sin experiencia y ni un gramo de empatía (ni cerebro). En otro comentario en este Blog comentaremos acerca de estos pronósticos y estudios radiográficos “graves” sin relación alguna con el futuro y bienestar de un niño con Parálisis Cerebral.

En esta ocasión nos interesa recomendar realizar ciertas observaciones importantes para todos los padres de niños durante sus primeros meses de vida. La importancia de descubrir algunos de estos datos claves en el desarrollo de un niño es por la importancia de no perder la oportunidad de ser tratado en los primeros meses de vida y revertir el “daño cerebral”.

En el Centro de Cirugía Especial de México, IAP contamos con la colaboración de la Dra Carmen Mora, creadora de la Técnica Mora de Estimulación Temprana Específicas para Retraso Psicomotor, con la cual se puede revertir parte del daño cerebral y es capaz de recuperarse hasta un 80% de las funciones cerebrales normales.

Es frecuente observar diferencias de comportamiento de un niño con antecedentes de sufrimiento durante el parto cuando se compara con un niño normal, el problema es cuando no hay forma de comparar las destrezas de uno con otro en diferentes edades y etapas de maduración.

Un niño con sospecha de lesión cerebral en general desarrolla ciertas posiciones, reacciones o movimientos anormales durante sus primeros meses de vida.

close

Los 10 signos básicos, notables a la vista, de Parálisis Cerebral son:

  1. Una mano empuñada con el dedo pulgar entre los demás dedos
  2. Una posición anormal persistente de la cabeza hacia un lado, lo cual provoca la pérdida del cabello por roce y fricción constante con su almohada o con ropa de cama.
  3. Actitud en flexión de codos, muñecas, codos, caderas, rodillas y tobillos
  4. Si el niño está relajado, al escuchar algún ruido, adquiere esa actitud en flexión de sus articulaciones
  5. Tendencia a mantener una posición constante, en general hacia uno de sus costados
  6. Falta de sostener la cabeza por si mismo a más tardar al segundo mes de vida
  7. Falta de mantener la posición sentado a más tardar al 5° mes de vida
  8. Alineación anormal de sus ojos
  9. Dificultad para sostener la cabeza a los 5 meses mientras está acostado sobre su vientre
  10. Dificultad para rotar su cuerpo sobre su cama de espaldas a posición sobre su vientre

Sin duda hay casos leves en los cuales el diagnóstico puede pasar inadvertido para sus padres, familiares, médicos, maestros, compañeros de escuela y diversos especialistas aún hasta etapas de adolescencia. Tuvimos el caso de un niño de 13 años el cual había sido operado en 3 ocasiones para corregir una forma de caminar con el pie de punta. Cuando le comentamos a los padres el diagnóstico de Parálisis Cerebral reaccionaron indignados y fue necesario realizar un estudio de Electromiografía y Potenciales Evocados para demostrarles el diagnóstico.

Detectar estos signos a tiempo en ocasiones debe superar la prueba del padre indignado e incrédulo y del pediatra o médico general menospreciando a una madre o una abuela observadora y etiquetadas como típicas madres o abuelas aprehensivas.